PAX AVANT
  | LOGIN | | Español | Euskara | Français | English |  
Zerga
El Tributo de las Tres Vacas
está considerado el tratado en vigor más antiguo de Europa
 

No sabemos su origen pero sí sabemos que hay una sentencia del año 1375 que lo establece y que desde entonces cada 13 de Julio ha venido celebrándose año tras año salvo alguna interrupción anecdótica.
Se cuenta que en los años anteriores a la fecha de la sentencia hubo una serie de luchas entre los habitantes de los valles de Roncal y de Baretous en las que murieron varias personas de los dos territorios. Los conflictos surgieron por las distintas interpretaciones sobre el aprovechamiento de los pastos y de las fuentes por los ganados durante el verano en lo alto de la montaña. Tras varios intentos de mediación se buscó en el vecino Ansó (Aragón) el juez que lograra un acuerdo y así surgió la Sentencia de 1375 que sigue todavía vigente y que es la que se ha considerado como válida para aclarar cualquier discrepancia surgida desde entonces.
En esencia la sentencia reconoce el lugar de la Piedra de San Martín como línea de muga o frontera entre ambos territorios y establece (o tal vez reestablece) un pago anual de tres vacas por parte de los bearneses a los roncaleses y una distribución temporal del aprovechamiento de pastos y de fuentes. Este pago y estos derechos de uso los establece a perpetuidad.
La ceremonia en sí ha sufrido algunas pequeñas variaciones a lo largo del tiempo, en las que se han ido limando las connotaciones relacionadas con conflicto bélico y se ha mantenido el espíritu de acuerdo y de trato entre iguales. Se desarrolla en Ernaz a 1.800 metros de altura y sobre la piedra de frontera número 262 que sustituye a la originaria piedra de San Martín.
Una vez reunidas las autoridades de ambos valles alrededor de la piedra el alcalde de Isaba, en representación de los roncaleses (vestidos con sus trajes típicos), pregunta a los bearneses si están dispuestos a pagar las tres vacas que establece el trato. Tras contestar afirmativamente se reciben las vacas (que tienen que ser de dos años y de igual pelaje, cornaje y dentaje) y las autoridades ponen alternativamente su mano derecha sobre la piedra comenzando un bearnés y acabando sobre todas la mano del alcalde de Isaba. Es en este momento cuando todas las autoridades proclaman al unísono y por tres veces las palabras “Pax Avant” que sellan el acuerdo por ese año. Esto se ha venido repitiendo desde 1.375 hasta nuestros días sin importar las vicisitudes políticas sucedidas a su alrededor (guerras, cambios de régimen, ocupaciones, épocas de hambre o de abundancia etc.) o la ausencia de carretera hasta hace muy pocos años.
Es el valor de la palabra dada que renueva el acuerdo año tras año como testimonio de que éste es posible cuando las partes así lo quieren.
Este compromiso Pax Avant sigue más fuerte que nunca y es el que da fuerza a proyectos comunes de todo tipo entre ambos territorios.
Creemos que es importante que se conozca y se divulgue este ejemplo de acuerdo entre dos sociedades que en principio parecían condenadas a vivir una de espaldas a la otra.

 
Tributo de las Tres Vacas1
Tributo de las Tres Vacas1
 
imagen tributo